Entre la hojarasca

 

Con manos crispadas como garras

Buscaba incansable entre la hojarasca

El diamante soñado,

y lloraba.

Un recuerdo borroso

Palpitaba en cada lágrima.

 

Y la joya imaginaria

refulgió en sus dedos.

Entre los recuerdos,

Como uno más,

Brillaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: