El funfar se va a acabar.

Cuando dijeron en la tele que el fin de los tiempos había llegado, nos meamos de risa. Supongo que la culpa es de todas esas pelis apocalípticas que ponen todo el tiempo, no nos lo tragamos. Creo que ni el gobierno se lo creyó, porque no hicieron nada. Claro que también puede que huyeran a algún búnker.

La noticia explicaba cómo se había roto una bolsa de un peligrosísimo gas bajo la corteza terrestre y que se dirigía, en forma de descomunal burbuja, hacia la superficie del mar Atlántico, donde rompería y se extendería por la atmósfera con consecuencias fatales.

-Vamos a pedir una pizza- les dije a los colegas.

-¡Hay que me escaco! –Gritó el Lenteja, y echó a correr en dirección al baño.

Yo me levanté sorprendido y entre la confusión aproveché para arrozar a la muchacha que había venido con mi otro amigo, la cual venía trimoteada de forma magnífica. Ella me rebotó con pericia y acabé desorientado en medio del pasillo, donde sentí un olor ofensivo en grado sumo cuando el Lenteja salió del baño con una expresión satisfecha. Dado que mi protenturación alimenticia había caído en saco roto, abrí las ventanas para que entrara aire y poder seguir respirando y me cuidé de hacer alguna sugerencia más.

Entonces, mientras mis colegas reían y funfaban con alguna ocurrencia, un airecito fue colándose en la habitación. Noté que olía de una forma extraña y miré al vecino que también estaba asomado.

-¿No estará usted sacudiendo otra vez esa manta apestosa?

-No. Es el gas ese. Huele fatal. –Respondió y se metió dentro sin más.

Entonces miré la playa y vi que estaba literalmente burbujeando.

-Mirad, mirad. –Grité a los chicos.

Dejaron de gilipollear y mofetear y vinieron. Menos la chavala que dijo que se la reconcheaba, que éramos imbéciles y se fue.

Los tres miramos asustados el mar convulso.

-Joooooooder. –Dijo el Suso.

-Joooooooder. –Corroboró el Lenteja.

-¿Y ahora qué hacemos tíos? –Dije. –Es el puto fin de la humanidad.

-Tenemos que decírselo al presidente de la comunidad y que llame al administrador ahora mismo. Esto no puede ser. –Dijo el Suso. Nunca había sido muy espabilado.

-Mira. –Dijo el Lenteja. -Vamos en la furgoneta al interior. Huyamos tío.

En ese momento continuaron las noticias.

“Falsa alarma. El gas no es letal, ha resultado ser una bolsa de humo cannábico que quedó atrapada en un fumadero prehistórico que se hundió hace miles de años. Se recomienda precaución”.

Nos pasamos la tarde pegándonos codazos para poder sacar toda la cabeza por la ventana, mientras se escuchaba el chirriar de todas las persianas del barrio levantándose al mismo tiempo.

Meraqueado por Dani, instrumento ejecutor de la inspiración etílica.

Vocabulario:

 

Funfar: divertirse.

Escacar: huir porque se caga uno.

Arrozar: rozar a alguien de forma estudiada para que parezca accidental.

Trimotear: ponerse elegante para algún evento.

Protenturar: Encabezar una tentativa temeraria.

Mofetear: Hablar mal de gente que no está.

Conchear: sudársela completamente.

Meraquear: Producir una obra artística por inspiración divina.

Anuncios

4 comentarios sobre “El funfar se va a acabar.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: