Fragmentos de Séneca. (Estoicismo). 2ª Parte.

La vida feliz

No se puede llamar feliz a quien a desterrado lejos de sí a la verdad.

La maldad abunda en deleites.

Me ofrezco como un peñasco aislado en un mar turbulento que las olas, desde cualquier lugar, no dejan de azotar, y no por eso lo remueven de su sitio o lo desgastan con sus embates constantes, a lo largo de tantos siglos. Asaltadme, lanzad vuestro ataque: soportándolo os venceré. Todo lo que se abalanza contra lo que es resistente e invencible ejerce su fuerza para su propia desgracia: buscad por tanto, alguna materia blanda y flexible, para que puedan clavarse vuestros dardos en ella.

Sobre el Ocio:

Todo el que se perfecciona a sí mismo sirve a los otros, porque se hace útil y valioso.

Sobre la tranquilidad del espíritu:

Pienso que muchos habrían podido llegar a la sabiduría, si no hubieran pensado que ya habían llegado.

La virtud, por más que disimulada, nunca queda invisible, si no que da señales de sí misma: todo el que sea digno la barruntará por sus huellas.

La mejor proporción de dinero es la que no cae en la pobreza, pero no se distancia lejos de ella.

Mal habrá vivido quien no sabe morir bien.

Quien tema a la muerte nunca hará nada como hombre vivo.

Sobre todo, el espíritu hay que retirarlo de todo lo externo y volcarlo hacia sí mismo. Que confíe, aprecie y se disfrute a sí mismo.

Sobre la brevedad de la vida:

No tenemos escaso tiempo, sino que perdemos mucho.(…) Así es: no recibimos una vida corta, sino que nos la hacemos, y no somos indigentes de ella sino dilapidadores.

Escasa es la porción de vida que vivimos. De hecho todo el trecho restante no es vida, sino tiempo.

Todo lo teméis como mortales, todo lo queréis como inmortales.

Todo el mundo acelera su vida y se esfuerza por su ansia de futuro, por su hastío del presente. Por el contrario, el que no deja ni un momento sin dedicarlo a sus intereses, el que organiza todos sus días como si fuera el último, ni ansía el mañana ni lo teme.

Juegan con la más valiosa de todas las cosas;[el tiempo] los engaña porque es cosa inmaterial, porque no salta a la vista, y por eso lo tasan muy barato.

Algunos trastornos hay que curarlos sin que se den cuenta los enfermos: para mucha gente la causa de su muerte ha sido enterarse de su enfermedad.

2 comentarios en “Fragmentos de Séneca. (Estoicismo). 2ª Parte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s