Índice

Poemas

El lago Negro

Presencia

Vibración

Lucidez

Cumbre de la arquitectura divina

Tierra cambiante

Derrotas

A Alejandra Pizarnik

Entre la hojarasca

Paraísos naturales

Nacidos del infierno

Al recuerdo traidor

El cuadro que pintó el Diablo

La remota Oniria

Al ron

La pregunta

Las orillas de la decadencia

Luces del amanecer

Canción de medianoche

A Pedro Salinas

La voz del amanecer

Cenizas

La respuesta


Relatos

Tómatelo con filosofía

El esguince mental

Fuego y sombra

La propina

Toc, toc, toc

Animal inteligente

Suspiros de Ys

Serie B

¿Estás hablando conmigo?

Elecciones subnormales

Cromos

Pólvora y asesinos

Rotaciones

Y los animales respondieron… El hombre

Malas decisiones

La bruja del séptimo

Los colores de la noche

Seguro de vida

El viaje de los relatontos

Conversación en ondas beta

El aroma de la maldad

La parte desconocida

El funfar se va a acabar

El terrorista literario

Armonía

Pasadizos secretos

Doce millones

La Fuga

Made in musa

Sinestesia

La Dama de Blanco

Audio relato: Los fistros de tetis


Citas (otros autores)

Tat twam asi

Hablar con el otro

El Juego

Belleza oculta

El fin del mundo del fin

La propia sombra

La Jaula

El retrato oval

Sobre el amor

Estas frases de amor…

Dhammapada (1ª parte)

Dhammapada (2ª parte)

El mundo en un grano de arena

Dhammapada (3ª parte)

Dhammapada (4ª y última parte)

Ítaca

Forma y vacío

Espejo del futuro tiempo

Oráculo

Todo dice que sí

Cataclismo diario

Altos, medios y bajos

Una plácida isla de ignorancia

Caronte

Amor por los libros

El Tigre

Todas las deidades residen en el pecho humano

Unas palabras sobre pornografía

Fuego y hielo

 


Artículos

Guerra y Navidad

Alquimia humana

Cultura libre

Corrupción y ceguera

Mente y corazón

Esperanza


Microrrelatos

La Piedra

VR

Despistes divinos.

¡Crac!

Consejos para temponautas

El nombre de todos los nombres

Paraíso oculto.

Aquel cielo


 

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: