El último regalo

 

 

Bajo la última luz de la tarde

Tan solo con su piel cubierta de oro rojo

Le ofreció su corazón en una bandeja

Que, sobre el licor humano,

Reflejaba un tembloroso cielo.

 

Los ojos se volvieron despacio

Llenos de frialdad y desprecio,

Y volvieron al horizonte.

Vete, dijo, mientras las gaviotas

Se arremolinaban sobre ellos.

 

Y la sangre manó en el crepúsculo,

Latiendo y humeando

Hasta tocar los pies de alguien

Que se sorprendió,

Pues ya había olvidado todo.

 

La arena bebió la vida,

La noche devoró la luz,

El agua ahogó el recuerdo

Y el tiempo borró lo que quedaba.

 

Nada pervivió,

Salvo una oscura mancha

Sin nombre ni significado.

 

 

Poema inspirado en la obra de Arthur Rimbaud

Anuncios

Los tres inventos que cambiarán a la humanidad

 

 

 

Los tres inventos que cambiarán a la humanidad

 

  1. Teletransporte
  2. Inteligencia artificial que supere la humana
  3. Emociones a la carta.

 

 

 

Teletransporte

 

Con el primero no haría falta moverse, lo cual es fantástico. Y no solo eso, todos serían gordos como yo, con lo cual ya no habría diferencias y nadie sería gordo ¡Bien! Eliminados dos problemas de un plumazo.

 

 

Inteligencia artificial que supere la humana

 

El segundo nos evitaría tener que pensar, no tendríamos que mover cuerpo ni mente. ¡Genial! Tantos cálculos, preguntas existenciales y dudas de todo tipo. Dale al ENTER y que la máquina lo resuelva todo.

 

 

Emociones a la carta.

 

El tercero, con el permiso de Philip K. Dick, nos evitaría tener que pasar depresiones, malos rollos, frustraciones, cabreos ¿Quién quiere esas mierdas? Felicidad a tope y todo el día. Sería como vivir en Marina Dor todo el año ¡Qué guay!

 

 

Conclusión:

 

Quizá una humanidad que no piense, no se mueva, ni sienta, acabe imbécil hasta extinguirse.

 

Por eso creo que son los inventos más importantes, porque serán los últimos.

 

 

FIN

Ensoñaciones

 

 

He sido todo lo que percibes

Y también todo lo invisible

 

He sido arroyo y maremoto,

Víctima y criminal,

Preso y fugitivo.

He sido Luna blanca y blanca sal,

He sido aire, he sido fuego,

Y, a la vez, caricia y puñal.

 

Sonrisa y desdicha,

Alba y ocaso,

Incluso la muerte,

En mi están.

 

Fui el espíritu de Spinoza.

Fui el primer verbo,

La primera molécula

Del Big Bang.

 

Fui la noche imperecedera,

Fui la hambrienta tiniebla

Y seré la infinita luz sobre el mar.

 

Y ese beso con el que tú alma sueña

Real o inventado, también seré.

Y lo seré de verdad.

 

 

 

 

 

Apetitos

 

La historia de todas las historias dice así:

 

“Alguien necesita a alguien”.

 

No hay más que eso. Lo demás son detalles.

 

La necesidad es el principio y el final.

 

Las caras del hombre son de amor y de odio;

su corazón, de necesidad.

Las noches y los libros.

 

Exploré el bosque de letras y emociones hasta sus más íntimas oscuridades. Llené mi saca de elixires mágicos, de diamantes de sabiduría y de pura vida. Rebosaba mi faltriquera, llena de noches secretas. Ardía mi mirada, y con las llamaradas del deseo incontenible maté a la tiniebla.

Y la negrura se fue retirando a medida que la luz la abrazaba.

 

 

El Suicida, de Jorge Luis Borges

No quedará en la noche una estrella.
No quedará la noche.
Moriré y conmigo la suma
del intolerable universo.
Borraré las pirámides, las medallas,
los continentes y las caras.
Borraré la acumulación del pasado.
Haré polvo la historia, polvo el polvo.
Estoy mirando el último poniente.
Oigo el último pájaro.
Lego la nada a nadie.
………………………………………
Obra: La rosa profunda.

Despistes divinos (cómic)

010203

Almas errantes

 

 

Siento

Símbolos indescifrables

Grabados en la piel del hombre.

 

Pequeñas mitologías privadas

Desgranándose por los siglos.

 

Máscaras de amor e ira

Que bailan sobre rostros idénticos.

 

El presente fluye

Hacia un futuro

Que es tan solo

Un espejo del pasado.

 

Dibujamos el mundo

Como mejor podemos,

Pero nunca será suficiente.

 

Los demás son fuegos fatuos,

Nosotros, doliente realidad moribunda.

 

Así, entre el alba y el ocaso

Tan solo erramos

Por nuestra propia mente.

 

Cegados de nosotros mismos,

Colmados del deseo imposible.

 

Hasta que la cuchilla

De la oscuridad

Nos una en su seno.

 

Porque tan solo la noche

Es la misma para todos.

Viajes

 

 

He viajado por el espacio

Menos que la mayoría

De las personas.

 

Por el tiempo mi ritmo

Se iguala

Al de cualquiera.

 

Pero he recorrido emociones

Ricas y banales,

Altas y profundas,

De barro y luz mezcladas.

 

Explorando dimensiones

Sin nombre, sin leyes,

Sin posibilidad de comprensión.

 

Porque son infinitas

Y, a la vez,

Caben en cualquier corazón.

 

Web que aloja la imagen: http://maribelium.blogspot.com.es/2014/04/que-es-el-viaje-interior.html

 

 

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑