A Edgar Alan Poe

 

 

No escribía con tinta.

 

Sino con la savia

De la noche eterna.

 

Con el limo que exudan

Cementerios olvidados.

 

Con la negrura que late

Tras nuestras pupilas.

 

 

No escribía en papel.

 

Sino sobre la corteza

De nuestros corazones.

 

Sobre el fuego y el hielo

Que animan nuestro espíritu.

 

Sobre los ignotos sueños

Que sostienen nuestra esencia.

 

 

¡Ni tinta ni papel!

Más bien ¡sangre y llamas!

 

Sombra errabunda…

¡Hiciste arder tu rica alma

Para convertirla en nuestro patrimonio!

 

 

 

 

Anuncios

El corazón de la realidad

El corazón de la realidad

 

Dijeron que se llegaba a través del gran azul, a través del mal vertical navegamos, pero no llegamos a parte alguna.

También que llegaríamos a través del ojo secreto de nuestra mente, lo encontramos y lo seguimos, pero solo estériles laberintos se extendían ante nosotros.

Descendimos hasta el mismo origen de la creación para solo acarrear más preguntas.

Nos fundimos con el agua y el aire, sentimos sus dulces murmullos y también su fuerza incontenible. Pero se nos escapaba su mensaje.

Tampoco comprendimos al fuego, ni a la tierra. Ni sus misterios de creación y destrucción.

Nuestros melancólicos ojos se dirigieron al centro de todas las cosas, pero solo eran nombres huecos que nos hacían sentir vértigo.

La noche nos abrazó con su ala oscura y se mostró, radiante, la luna. Su irónica sonrisa plateada parecía sugerir algo. Por tanto, seguimos su forma, a ver dónde nos conducía.

Recorrimos, pues, la senda estrellada, más allá de los sueños y de la última frontera. Nos adentramos en innumerables nebulosas mentales y vagamos entre sus alturas de razón y sus pilares de locura.

Siguiendo la forma de la luna nos sumergimos en el propio tejido onírico hasta encontrar una grieta, y la sobrepasamos sin miedo. Dejamos atrás la lógica y las leyes, el tiempo y el espacio.

El mundo sensible se tornó pura fantasía, un imposible. Mientras, las profundidades oníricas brillaban cada vez con más nitidez y sentido.

Y fue entre los sueños que encontramos lo que buscábamos: el corazón de la realidad. Así, entre los sueños, se nos reveló el último símbolo.

Y, ya liberados, fuimos conscientes de que siempre habíamos conocido las respuestas que con tanto ahínco perseguíamos. Porque las respuestas éramos, sencillamente, nosotros.

La sonrisa traviesa de la luna tocó nuestros ojos con plata al despertar.

 

 

Web que aloja la imagen:

https://psicowisdom.wordpress.com/category/atlas-de-lo-suenos/

 

La Luna, de Jorge Luis Borges

 

Cuenta la historia que en aquel pasado
tiempo en que sucedieron tantas cosas
reales, imaginarias y dudosas,
un hombre concibió el desmesurado

Proyecto de cifrar el universo
en un libro y con ímpetu infinito
erigió el alto y arduo manuscrito
y limó y declamó el último verso.

Gracias iba a rendir a la fortuna
cuando al alzar los ojos vio un bruñido
disco en el aire y comprendió, aturdido,
que se había olvidado de la luna.

La historia que he narrado aunque fingida,
bien puede figurar el maleficio
de cuantos ejercemos el oficio
de cambiar en palabras nuestra vida.

Siempre se pierde lo esencial. Es una
ley de toda palabra sobre el numen.
No la sabrá eludir este resumen
de mi largo comercio con la luna.

No sé dónde la vi por vez primera,
si en el cielo anterior de la doctrina
del griego o en la tarde que declina
sobre el patio del pozo y de la higuera.

Según se sabe, esta mudable vida
puede, entre tantas cosas, ser muy bella
y hubo así alguna tarde en que con ella
te miramos, oh luna compartida.

Más que las lunas de las noches puedo
recordar las del verso: la hechizada
dragon moon que da horror a la balada
y la luna sangrienta de Quevedo.

De otra luna de sangre y de escarlata
habló Juan en su libro de feroces
prodigios y de júbilos atroces;
otras más claras lunas hay de plata.

Pitágoras con sangre (narra una
tradición) escribía en un espejo
y los hombres leían el reflejo
en aquel otro espejo que es la luna.

De hierro hay una selva donde mora
el alto lobo cuya extraña suerte
es derribar la luna y darle muerte
cuando enrojezca el mar la última aurora.

(Esto el Norte profético lo sabe
y tan bien que ese día los abiertos
mares del mundo infestará la nave
que se hace con las uñas de los muertos.)

Cuando, en Ginebra o Zürich, la fortuna
quiso que yo también fuera poeta,
me impuse. como todos, la secreta
obligación de definir la luna.

Con una suerte de estudiosa pena
agotaba modestas variaciones,
bajo el vivo temor de que Lugones
ya hubiera usado el ámbar o la arena,

De lejano marfil, de humo, de fría
nieve fueron las lunas que alumbraron
versos que ciertamente no lograron
el arduo honor de la tipografía.

Pensaba que el poeta es aquel hombre
que, como el rojo Adán del Paraíso,
impone a cada cosa su preciso
y verdadero y no sabido nombre,

Ariosto me enseñó que en la dudosa
luna moran los sueños, lo inasible,
el tiempo que se pierde, lo posible
o lo imposible, que es la misma cosa.

De la Diana triforme Apolodoro
me dejo divisar la sombra mágica;
Hugo me dio una hoz que era de oro,
y un irlandés, su negra luna trágica.

Y, mientras yo sondeaba aquella mina
de las lunas de la mitología,
ahí estaba, a la vuelta de la esquina,
la luna celestial de cada día

Sé que entre todas las palabras, una
hay para recordarla o figurarla.
El secreto, a mi ver, está en usarla
con humildad. Es la palabra luna.

Ya no me atrevo a macular su pura
aparición con una imagen vana;
la veo indescifrable y cotidiana
y más allá de mi literatura.

Sé que la luna o la palabra luna
es una letra que fue creada para
la compleja escritura de esa rara
cosa que somos, numerosa y una.

Es uno de los símbolos que al hombre
da el hado o el azar para que un día
de exaltación gloriosa o de agonía
pueda escribir su verdadero nombre.

 

 

Poema de Jorge Luis Borges

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑