Las noches y los libros.

 

Exploré el bosque de letras y emociones hasta sus más íntimas oscuridades. Llené mi saca de elixires mágicos, de diamantes de sabiduría y de pura vida. Rebosaba mi faltriquera, llena de noches secretas. Ardía mi mirada, y con las llamaradas del deseo incontenible maté a la tiniebla.

Y la negrura se fue retirando a medida que la luz la abrazaba.

 

 

Anuncios

El Suicida, de Jorge Luis Borges

No quedará en la noche una estrella.
No quedará la noche.
Moriré y conmigo la suma
del intolerable universo.
Borraré las pirámides, las medallas,
los continentes y las caras.
Borraré la acumulación del pasado.
Haré polvo la historia, polvo el polvo.
Estoy mirando el último poniente.
Oigo el último pájaro.
Lego la nada a nadie.
………………………………………
Obra: La rosa profunda.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑