La droga más sana

–Oye, compadre ¿me fías una chinita? –No va a poder ser. No trabajamos ese producto. Además, aquí no se fía. –No vea, illo. Qué sieso eres. –Yo seré sieso, pero usted es idiota. –¿Ah y por qué? –Porque esto es una librería. –¿Lo qué? –Una tienda de libros, hijo. Mire, me ha dado cosilla y … Sigue leyendo La droga más sana

Las razones de la miseria

Mi nombre es miseria, siembro pobreza por doquier y la riego con la necesidad insatisfecha. Mi jardín no es hermoso, pero me satisface. Tengo muchos aliados entre la gente y también algunos enemigos. Algunos dicen que mis fronteras se van estrechando, otros vaticinan mi extinción. A los primeros les doy la razón con una sonrisa, … Sigue leyendo Las razones de la miseria

Respuestas

Movido por un dolor incandescente recorrió la plata azul de los nueve mares conocidos, navegando cada palmo de agua. Después los doce desiertos de oro viejo, indagando en sus más recónditos lugares. Rebuscó en los bosques, hurgó en los cielos.  Su sed de conocimiento era infinita. Tamizó la nieve de las cumbres, filtró el espeso … Sigue leyendo Respuestas

Aquel cielo

Los pechos de ambos se agitaron como volcanes a punto de entrar en erupción. Sintieron como un viento interior los arrastraba entre emociones solo atisbadas en sueños. Sus cuerpos palpitaban al unísono y sus conciencias volaban en un cielo cuyo aire compartían. Aquel cielo, nacido entre ellos, fue lo único que existió. Y aunque no … Sigue leyendo Aquel cielo

Paraíso oculto

Paraíso oculto. Los caprichos de la noche me llevaron a aquella cueva helada. Avancé entre la oscuridad y los crujidos del hielo. El túnel seguía de forma aparentemente infinita, serpenteando y bajando en dirección al mismo corazón de la tierra. Mis pasos eran cada vez más lentos y mi mirada más corta. Ya arrastraba los … Sigue leyendo Paraíso oculto

¡Crac!

      El Sol entraba por la ventana, dando luz y calor a nuestros cuerpos que estaban muy cerca, ella se mostraba impaciente. -La primera vez que vi tu rostro me perdí en tus hermosos ojos, y en su dulce profundidad descubrí que eres tú la que contiene al mundo y no al revés. … Sigue leyendo ¡Crac!