Toc, toc, toc.

Abrí la puerta y estaba todo oscuro. Encendí la luz de la entrada y allí estaba la criatura. Me quedé paralizado y con la boca abierta, registrando sus extrañas formas.

Era un ser más o menos esférico, con múltiples y delgadas extremidades que lo mantenían en equilibrio sobre el suelo. A cada lado del tronco tenía plegadas dos alas membranosas, formando cuatro en total. La superficie de su cuerpo era rugosa y amorfa y parecía estremecerse a veces. En cuanto a su rostro, era aterrador. Tenía cuatros ojos triangulares formando una especie de rombo y justo donde acababa el inferior nacía un tentáculo que se dividía en varios más. Todo su cuerpo se agitaba de forma desagradable y un humillo le salía por el final de una trompa justo encima de su extraña cabeza.

-Hola- dijo el ser.

A lo que respondí abriendo los ojos como platos.

-¿Es aquí la fiesta de disfraces del señor Howard? –Balbuceó la cosa.

Aún boquiabierto y con mucho esfuerzo pude mover la cabeza de izquierda a derecha, lo justo para que la abominación entendiera.

Sin decir nada más se giró y empezó a bajar las escaleras con una especie de chop chop, chop, que daba bastante grima. A mitad de camino la luz, que era automática, se apagó y se escuchó un escurrirse con tropezones, hasta un chapoteo final que me hizo cerrar de un portazo y meterme debajo de la cama durante dos días.

Anuncios

2 comentarios sobre “Toc, toc, toc.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: