Sobre el amor

Mi experiencia como médico, al igual que mi propia vida, me han puesto incesantemente ante la pregunta sobre el amor, y nunca fui capaz de dar una respuesta válida. Como Job, tuve que “taparme la boca con la mano. Hablé una vez, no he de repetir” (Job, 40, 4 s.). Aquí se trata de lo más grande y de lo más pequeño, de lo más lejano y de lo más cercano, de lo más alto y lo más hondo, y nunca puede decirse una cosa sin la otra.

Ninguna lengua se encuentra a la altura de esta paradoja. Sea lo que sea que puede decirse ninguna palabra expresa la totalidad. Hablar de aspectos parciales es siempre excesivo o demasiado poco, cuando lo que tiene sentido es solamente la totalidad. El amor “todo lo soporta” y “todo lo espera” (I Cor. 13, 7) Este texto lo dice todo. No podría agregársele nada. Nosotros, en el sentido más profundo, somos las víctimas o los medios e instrumentos del “amor” cosmogónico. Pongo esa palabra entre comillas para dejar claro que con ella no me refiero meramente al anhelo, la preferencia, al favor, al deseo o cosas similares sino a un todo, único e indivisible, que supera al individuo.

El ser humano, como parte, no comprende el todo. Se encuentra sometido a él. Puede decir “sí” o puede enojarse: pero siempre está atrapado y encerrado en el todo. Siempre depende de él y está fundado en él. El amor es su luz y su tiniebla, cuyo final no alcanza a ver. “El amor no acaba nunca” incluso si hablase “las lenguas de los ángeles” o si persiguiese la vida de la célula hasta su fondo más recóndito.Puede documentar el amor con todos los nombres que están a su disposición, pero solo se perderá en infinitos autoengaños. Si posee un grano de sabiduría, rendirá las armas y llamará a lo ignotum per ignotius, es decir, con los nombres divinos. Esto constituirá una confesión de su inferioridad, imperfección y dependencia, pero a la vez un testimonio de su libertad de elección entre la verdad y el error.

`                                                          [Recuerdos, 356]

“Sobre el amor”, Carl Gustav Jung. Fragmento final.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: