Ciudad, de Clifford D Simak – Reseña.

Cuando uno termina este libro hay una palabra que se queda en la boca, un sabor que se derrite dulcemente entre nuestros labios, y esa sensación que permanece en nuestra mente como un regalo abierto es la siguiente: ternura.

Hay ternura en la descripción de los ambientes, de los animales, e incluso, en muchas ocasiones, en el trato que se le da al hombre.

Este conjunto de relatos entrelazados entre sí, en los cuales somos testigos del futuro de la humanidad y nuestro planeta, tienen una premisa curiosa: son relatos contados por perros. Antes de cada uno de ellos podemos leer los comentarios de los estudiosos perrunos, lo cuales analizan entre otras cosas su veracidad.

Así comienza:

ÉSTAS SON LAS HISTORIAS que cuentan los perros, cuando las llamas arden vivamente y el viento sopla del norte. Entonces la familia se agrupa junto al hogar, y los cachorros escuchan en silencio, y cuando el cuento ha acabado hacen muchas preguntas.

– ¡Qué es un hombre!

– ¿Qué es una ciudad?

– ¡Qué es una guerra!

No hay respuesta exacta para esas preguntas Hay suposiciones y teorías y conjeturas, pero no hay respuestas.

En principio, lo confieso, leer un libro en que los perros hablan y escriben libros me pareció un poco como ver una peli de Disney, un prejuicio bastante tonto, como he comprobado al empezar a leer. Es cierto que a nivel científico algunas historias adolecen de cierta ingenuidad, pero la ciencia no es su tema, su tema real es el hombre y su forma de ser. En este aspecto el libro es pesimista y nos recuerda la máxima de Hobbes: “El hombre es un lobo para el hombre”. Sin embargo, el autor no trata a la humanidad con desprecio, es consciente que las personas son capaces de lo mejor y de lo peor.

Por otro lado, su prosa es amena y a veces poética en las descripciones. Da una sensación de ligereza, pero no está exenta de profundidad.

En conclusión, un libro corto pero intenso, solo tiene ocho relatos y menos de doscientas páginas, pero en tan corto espacio consigue ofrecer una visión interesante del hombre y del Universo.

Simak dedicó su libro a su perro, Scottie. Así que yo se la dedicaré al mío. Mi pequeño ratón de campo, Tango. Sí algún día eres inteligente, pequeño idiota, espero que seas comprensivo.

Tango aprueba este libro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s