Fragmentos de Séneca. (Estoicismo). 1ª Parte.

.

Consolación a Marcia.

.

«Una única ceniza igualará tanto lo que estimas cómo lo que desprecias.»

.

Consolación a Helvia.

.

«En la enfermedad no hay nada más perjudicial que un medicamento tempestivo».

.

«Nadie es menospreciado por otro sí antes no se ha menospreciado a sí mismo».

.

Sobre la firmeza del sabio.

.

«El sabio no puede recibir ultraje ni ofensa».

.

Sobre la ira.

.

«El hombre ha nacido para la ayuda mutua».

.

«Ningún sentimiento está más deseoso de vengarse que la ira, y por eso precisamente es incapaz de vengarse. Desasosegada e insensata, como toda ansiedad, se obstaculiza a sí misma en aquello que anhela.»

.

«La educación requiere el máximo esmero, que será de sobremanera provechoso; pues es fácil conformar los espíritus aún tiernos, pero difícilmente se atajan los vicios que han crecido con nosotros».

.

«Nada produce más iracundos que una educación blanda y complaciente».

.

«Todo lo que es tierno se amolda a lo que tiene más cerca y crece a su semejanza.»

.

«Si queremos ser jueces imparciales en todas las cuestiones, convenzámonos primero de que ninguno de nosotros está sin culpa. Pues de aquí nace la mayor indignación: «No he hecho nada, no he cometido nada». Más bien no reconoces nada. (…) Quién es ese que se reconoce inocente en todas las leyes; y aún siendo así: ¡Qué limitada inocencia es ésa!.

.

«El mejor remedio para la ira es la dilación».

.

«Las costumbres las tomamos de los que viven con nosotros».

.

«Que no te sea permitido nada mientras estés airado ¿Por qué razón? Porque quieres que te sea permitido todo.»

.

Quién no se irrita continúa inconmovible a las injurias, quién se irrita queda trastornado. En cambio el que tiene como abrazado el bien supremo y está por encima de cualquier contrariedad, no solo al hombre sino a la misma muerte responde: «Por más que me hagas de todo, eres demasiado pequeña para ensombrecer mi serenidad».

.

«El mayor castigo por hacer un ultraje es haberlo hecho y nadie se siente más profundamente afectado que quien se enfrenta al suplicio del remordimiento.»

.

«Todos somos malvados, lo que se critica en otro se encontrará también en el interior de uno.»

.

«Sí me pones delante el dinero de todas las minas que ahora ahondamos más que nunca, si sacas a la luz todos los tesoros que esconden, una vez que la avaricia haya repuesto bajo tierra lo que había saqueado con malas mañas, todo ese montón no lo consideraré digno de hacer fruncir el ceño a un hombre bueno.»

.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s